Filmus confirmó el traslado de la Cárcel en un acto de campaña en el Club Fénix



CÁRCEL DE VILLA DEVOTO

Ante una nutrida concurrencia que esperó la palabra del senador nacional y candidato a jefe de gobierno por el Frente para la Victoria, por espacio de casi dos horas en una noche gélida, Daniel Filmus dio a conocer el alcance del anuncio formulado en Casa de Gobierno por la Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Se anunció la apertura de los pliegos de la licitación de la futura cárcel en la localidad de Mercedes para el mes de agosto previéndose el inicio de las obras en septiembre. Así llegaría a su fin el penal de encausados inaugurado en 1927.

Por Claudio Morales

D
aniel Filmus abrió el concurrido acto partidario en el Club Fénix, realizado en la fría noche del martes 28 con un recuerdo de la infancia sobre el barrio de Villa Devoto, el juego al basquet en el mismísimo club que lo recibió en el tramo final de la campaña para la elección del jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. “Desde chico vengo escuchando que si hay un reclamo en Villa Devoto, si hay un reclamo en el barrio, si hay algo que los vecinos ansían con toda su alma, un reclamo justo para hacer en este barrio es el traslado de la unidad penitenciaria. Veo las remeras (Devoto sin Cárcel), sé que no son improvisadas, recogen justamente esa demanda de tanto tiempo”.

Filmus amplió el adelanto formulado desde el atril por el candidato a jefe de la comuna 11, Carlos Eusebi, expresó que en el mes de mayo se llamó a la licitación de las obras para la construcción del nuevo penal que reemplazará a la vieja Cárcel de Encausados y que el 4 de agosto se abrirían los sobres con las propuestas para que en septiembre la propuesta ganadora se pusiera en marcha. “No es una medida electoral, ni siquiera se anunciaba en ese momento, es una medida que todos los diarios van a decir se anunció porque hay elecciones”. Remarcó que “significa que en poco tiempo los vecinos y vecinas de Villa Devoto van ustedes en poco tiempo a estar discutiendo y nosotros en la jefatura obedeciendo lo que la comuna disponga qué se va a hacer en las 6 hectáreas que componen actualmente el predio de la unidad penitenciaria”.

Aclaró que el propio ministro de justicia de la Nación, Julio Alak, lo llamó aparte tras el acto en Casa de Gobierno para decirle que sabía de la existencia de un club en ese predio (el club Lamadrid) y que el traslado de la cárcel no implicaba la desaparición de la tradicional institución deportiva del barrio. “Avisales que, por supuesto, nos los vamos a dejar en la calle y va a ser parte de nuestra preocupación, y parte de lo que decida la comuna, cómo hacemos para que un club con tanta tradición el club tenga su propio predio”, manifestó el candidato Filmus ante el cerrado aplauso de la concurrencia frente al compromiso sobre la permanencia del club Lamadrid en las actuales instalaciones que ocupa.

Finalmente, solicitó a la agrupación Devoto Sin Cárcel una remera con esa inscripción para ser entregada a la Presidenta de la Nación, “porque no va a hacer falta más esta camiseta porque ya lo hemos logrado”. Recordó que el fallecido ex presidente Néstor Kirchner le dijo que “no tenemos nada que prometer porque ya lo hicimos”.            

La Unidad Penitenciaria -conocida como U2- fue inaugurada en 1927 en un terreno donado por la familia Devoto. La misma comenzó a funcionar como una cárcel de contraventores dependiente de la Policía Federal (entonces Policía de la Capital), recibía a los condenados por ebriedad o vagancia, entre otras. El jefe de Policía podía condnarlos hasta 30 días de prisión máximo. Poco después, se comenzaron a alojar a distintos procesados. En el mes de noviembre de 1957, la cárcel pasó a depender del Servicio Penitenciario Federal donde amplió su espectro y recibió detenidos de toda índole. En la actualidad opera como cárcel de máxima seguridad donde aloja a más de 1.700 detenidos con y sin sentencia firme. A lo largo de las décadas, el edificio sufrió numerosas reformas, tantas como los proyectos para su traslado impulsados por los vecinos del penal, las instituciones del barrio y diversas personalidades del quehacer social.  Con los anuncios formulados por la Presidenta en la Casa de Gobierno, el final de la Cárcel de Encausados pareciera ser una cuestión de tiempo.